REGALOS DE NAVIDAD



Por fin se acercan las fiestas navideñas!!! No os hace una ilusión tremenda? Yo tengo que reconocer que me muero de ganas de que lleguen ya. Si, lo se, en cuanto lleve unos días estaré con ganas de normalidad, pero solo de pensar en la magia que desprenden estos días ya ni duermo. Me encanta pasear viendo las luces por las calles, escuchando villancicos por las tiendas y centros comerciales, pensar en los regalitos que le comprare a mi familia. Esta ultima frase de "comprar regalitos a mi familia" es de lo que va el post de hoy. No puedo evitar pensar en hacer feliz a los demás comprando cosas que se que les pueda hacer mucha ilusión. Me apasiona ese momento de comprarlo, me apasiona el momento de dárselo y de ver la cara que ponen cuando descubren que es algo que querían con toda su alma (de esa manera en la que deseamos las cosas cuando tenemos 5 años). Supongo que de esta ilusión se "aprovechan", está claro que cada uno es dueño de sus actos, y compra lo que quiere y puede, pero realmente es necesario llenarles de tantos regalos en navidad?


Es difícil, lo prometo, ver la cara de felicidad de tu hija viendo la cantidad de juguetes y regalos por la tele, o en las tiendas, y no pensar en comprarle todo lo que quiere con tal de verla feliz.

Pero realmente creéis que todo lo que piden les hace feliz? Creéis que les llena abrir 7 regalos de golpe en vez ? A ver, que en el momento ilusión les hace y mucha ver todos los regalos ahí debajo del árbol, pero una vez han abierto 3 o 4 los abren por abrir y por  saber si esta todo lo que han pedido. Como siempre, hay excepciones en todo, pero una vez abiertos, juegan como mucho con uno o dos de ellos, dejando a un lado los otros. Y eso por no decir que hay muchos que te sueltan: no me ha traído el barco pirata que había pedido (todo enfadado)!!!

El otro día leí un articulo de la página web SERPADRES que hablaba de esto precisamente:

¡Confirmado! Pasarnos de regalos durante estas fechas navideñas sobreestimula a los niños y reduce la ilusión. Por eso los expertos, psicólogos y pediatras, aconsejan  poner límites a los Reyes Magos de Oriente. Pasarnos de regalos en Navidad puede provocar una consecuencia física directa “ el exceso de regalos puede conducir incluso a una apatía total, provocando que los niños pierdan la ilusión debido a un exceso de estímulos positivos, un estado que puede reducir, además, su nivel de tolerancia a las frustraciones”, asegura el Dr. Gonzalo Oliván Jefe de Pediatría y Adolescencia del Instituto Aragonés de Servicios Sociales.  (Artículo de SERPADRES)

Muchos pensareis que no es para tanto, que a nosotros nos traían muchos regalos y nos encantaban y jugábamos tan felices, y lo mas importante, sin ninguna consecuencia psicológica.
Y es cierto, pero hay que tener en cuenta que los tiempos han cambiado muchísimo. Todo ha cambiado, la manera de pensar, la manera de comprar y de ver las cosas. Compramos por impulsos, si sabemos que a nuestros hijos les va a gustar no nos importa comprarlo, por lo que os decía antes, solo por ver su cara de felicidad en unos días tan mágicos como los de Navidad.
Y hemos de "pasar por el aro" con los precios desorbitados que ponen a los juguetes porque claro, como no le vamos a comprar lo que nos piden nuestros hijos, aunque nos pidan 60€ independientemente creas que lo vale o no.

El otro día cogimos la revista de una juguetería y le propuse a M sister marcar con un círculo las cosas que quería, una vez marcado CASI TODO, le dije ahora recortaremos las cosas que creas que necesitas o que te hace mucha mucha mucha ilusión. Gracias a dios la lista bajo considerablemente. Otro día, le expliqué que podíamos poner en la carta lo que ella quiera de los recortes pero que evidentemente no iba a tener todo porque los Reyes Magos tenían muchos niños a los que llevar regalos y los juguetes los tenían que repartir entre todos. Buf, dijo ella...mama, pero es que yo lo quiero todo, a mi me gusta todo!! 
Se que es difícil que lo entiendan, pero poco a poco van comprendiéndolo. Y a fin de cuentas se hacen a lo que los acostumbras desde pequeños. 

La Dra. Natalia García Campos, psicóloga de Psikids, centro especializado en psicología y psiquiatría para el niño y el adolescente cuenta su experiencia: “Con frecuencia nos encontramos en la consulta casos de niños que, en vez de sujetar una lista de regalos con los ojos llenos de ilusión, están frustrados porque no saben qué pedirse. Están ya tan colmados de regalos materiales, que llegan a ellos sin un motivo concreto, que no son capaces de conectar con la emoción que le corresponde a estas fechas”.  Ahí es donde entra en juego la labor continua de los padres de enseñar a sus hijos a valorar el esfuerzo que hay detrás de cada detalle y, cuando lleguen estas fechas, de mantener el misterio y generar el contexto para que la ilusión crezca.  (Articulo de SERPADRES).

Tal y como dice este artículo, hay que mantener el misterio, crear la ilusión y los nervios previos a la gran noche. Pero esto lo hemos de crear desde bien pequeños, es un trabajo duro y laborioso, pero quien dijo que tener hijos era fácil? Yo busqué el libro de instrucciones cuando nacieron y ni con uno ni con otro vinieron. Pero os aseguro que es gratificante, ver que abren un regalo y les brillan los ojos porque lo deseaban tanto que no se despegan del regalo ni para dormir.

Una opción a tener en cuenta para no regalarles absolutamente todo lo que piden concentrado en las fiestas navideñas, sería hacer regalos durante el resto del año, a parte de su cumpleaños, no se si a todo el mundo le gusta lo de premiar, pero con medida y sin pasarse no estaría mal pensado repartir todas las cositas que quieren durante 1 año.

Otra opción, si creéis que no sois capaces de negaros a comprarlo todo, sería repartirlo entre Papa Noel y Reyes Magos, pero hay muchas familias que prefieren solo hacer los Reyes Magos puesto que es una tradición mas nuestra y concentrarlo todo ese día, totalmente respetable, pero yo lo celebro todo en esta vida, nunca se sabe lo que puede pasar. Aquí en Cataluña, también celebramos el Caga Tió, una tradición donde un tronco de madera caga regalitos, dicho así suena muy raro, lo sé, pero es muy chulo ver la cara de los niños. Pues es otra opción para aprovechar y ponerles regalos ese día, pero intentar que no sean regalos muy grandes puesto que quizá tengan sus dudas de que un tronco cague cosas tan grandes. Por norma general ese día se suelen poner golosinas. 

Y como recomendación que me ha otorgado la experiencia con Mía, es que sobretodo os baséis en las edades de los niños para comprar el juguete adecuado. A menudo queremos correr o nos emocionamos cuando vemos los juguetes en la tele y nos recuerdan a nuestra infancia (a mi me pasa, y mucho), y no pensamos si es adecuado para su edad siendo demasiado pronto para que sepa jugar o se sienta atraído por ello. Suele dejarlo de lado como es normal, y la frustración en este caso es para los padres con comentarios como: no le gusta, es caprichosa, etc...
Cada niño tiene su ritmo, el cual hemos de respetar y no querer correr. Tenemos miles de páginas donde nos enseñan y aconsejan los juegos adecuados a las edades de los niños.

Por último os digo, que en cada casa se hace lo mejor posible, que cada uno lo hace como quiere y puede, pero lo mas importante de todo esto es "DEVOLVER A LOS NIÑOS LA ILUSIÓN Y EMOCIÓN DE ESOS DÍAS, QUE LO IMPORTANTE ES PASARLO EN FAMILIA Y AMIGOS,  REIR, CANTAR Y BAILAR...(y comer)". 

En definitiva, de transmitir la felicidad inmensa que teníamos cuando eramos niños, e intentar que la magia dure lo máximo posible!!!
















No hay comentarios